Centro Clínico Urológico Barquisimeto.
Servicio de Urología actualizada.
Estamos para servirle.
Puedes Contactarnos.

Aspecto Histórico:
Los primeros tentativos de desintegrar los cálculos humanos con la energía acústica fueron descritos por Lamport y colaboradores en el año 1950. Ellos orientaron los ultrasonidos de ondas continuas producidos por una fuente piezoeléctrica localizada a cierta distancia hacia un cálculo suspendido en agua, pero debido a la alta generación de energía calórica en la zona interpuesta entre la fuente acústica productora de ultrasonidos de ondas continuas y el cálculo, con el consiguiente inaceptable daño de tejidos interpuestos, esta técnica fue por tanto limitada a tratamientos en los cuales la fuente acústica podía estar en estrecho contacto con el cálculo a resolver ( Litotricia Intracorpórea).

Los experimentos continuaron, especialmente por Goldberg en el año 59, y no fue hasta el año 1971 cuando Hausler y Kiefer comprendieron que el empleo de las ondas ultrasónicas intermitentes habían podido reducir el problema del recalentamiento del tejido provocado por la exposición a distancia a las ondas continuas, demostrando la posibilidad del empleo de las ondas de choque en la Litotricia a distancia o Extracorpórea.

En general hay tres principios de obtención de ondas de choque ultrasónico del tipo intermitente: electrohidráulico (el primer tipo y desarrollado por la casa Dornier Company de Alemania), de origen piezoeléctrico con elementos piezocerámicos, y el tercer tipo electromagnético.

Glosario de Terminos

Tips al dia