Centro Clínico Urológico Barquisimeto.
Servicio de Urología actualizada.
Estamos para servirle.
Puedes Contactarnos.

La Laparoscopia es una técnica quirúrgica sofisticada mínimamente invasiva que le permite al cirujano a través de pequeñas incisiones (en general menores de 1 cm) en el abdomen la realización de operaciones diversas para el diagnostico, la corrección de un defecto o la extracción de un órgano enfermo. El cirujano introduce unos pequeños tubos llamados trocares en el abdomen y a través de estos llena de gas la cavidad abdominal. De esta manera con cámaras especiales puede observar a gran aumento y en forma precisa los órganos de la cavidad abdominal desde el interior y posteriormente con instrumental y pinzas especiales realizar la operación. Esta técnica permite realizar la cirugía de los órganos abdominales y retroperitoneales sin los inconvenientes de las grandes incisiones necesarias en la cirugía tradicional “abierta”.

En Urología esta técnica quirúrgica ha sido utilizada desde hace varios años y hoy en día esta siendo aplicada para múltiples procedimientos quirúrgicos entre los que se destacan: resección de quistes renales sintomáticos, nefrectomías (extracción de riñones) de riñón no funcionante o por cáncer, Prostatectomia radical (cirugía de extracción de próstata con tumor canceroso), tratamiento de la enfermedad de la unión ureteropiélica (pieloplastia), reimplantes ureterales en la vejiga, linfadenectomia, cura de fístulas vesicovaginales, extracción de cálculos complejos, adrenalectomia, entre otros.

Los beneficios de esta técnica son claros y han sido demostrados ampliamente. Al realizar incisiones de menor tamaño, muchas de ellas sin necesidad de cortar el músculo que forma parte de la pared abdominal, el dolor que el paciente va a experimentar en el postoperatorio será menor. Por ejemplo, la remoción de un riñón por cirugía abierta convencional (nefrectomía) requiere incisiones de entre 25-45 cms dependiendo de la contextura corporal del paciente y la patología que se este tratando. En cirugía laparoscópica este procedimiento se realiza con 3 o 4 incisiones de 0.5-1 cm y el riñón se extrae usualmente por una incisión de 5 cms en la parte baja del abdomen. Esto permite que el paciente necesite menos calmantes y el periodo de hospitalización y recuperación, así como el retorno a las ocupaciones habituales es menor. Igualmente las complicaciones de las heridas son menores y finalmente desde el punto de vista estético existen grandes ventajas. Entre las desventajas están que esta técnica requiere experiencia debido a las limitaciones de trabajar sin posibilidad de tocar los órganos del paciente a través de las cámaras de video lo que prolonga el tiempo quirúrgico.

Aun cuando durante los últimos años, innovaciones tecnológicas nos han permitido realizar casos cada vez más complejos, no todos los pacientes son candidatos para esta técnica. Las intervenciones de este tipo pueden ser de mayor riesgo en pacientes con problemas de la coagulación no corregidos, múltiples cirugías previas, obesidad mórbida, pacientes con enfermedad pulmonar restrictiva y en pacientes con insuficiencia cardiaca descompensada, entre otras. El equipo quirúrgico debe evaluar y preparar adecuadamente cada paciente para decidir la seguridad de esta técnica.
Dr ADELINO ANDRADE

Glosario de Terminos

Tips al dia